Al sudoeste del Volcán Santa María se encuentra una extensa zona elevada, caracterizada por la presencia de cráteres. Entre estos y a manera de un tapiz, se extiende una extensa capa de materiales eyectados por el volcán y esparcidos a través de nubes, de pequeño tamaño y color muy oscuro, casi negro. Estos materiales se denominan lapillis y en general materiales piroclásticos