Por la quebrada cordillerana para dirigirse al paraje de Los Molles, existe en el camino una cuesta muy pronunciada que dificultaba el trafico de vehículos, y por esto dio origen al nombre de Camino del Infiernillo.